Lo mejor del Salón de Tokio 2017: El estacionamiento
31/10/2017 Salones del Automóvil

Lo mejor del Salón de Tokio 2017: El estacionamiento

Afuera del Salón se podría armar una exhibición del mismo tenor con los modelos estacionados.

Queda fuera de toda discusión la peculiaridad y encanto que tiene el Salón de Tokio que se celebra cada dos años en el centro de convenciones Tokyo Big Sight. El contraste que tiene Japón entre tradiciones centenarias y modernidad es como un choque de trenes y le da al país del lejano oriente una atmósfera increíble. Su lenguaje, costumbres, escritura, disciplina, orden y respeto por los demás, entre muchísimos otros factores, nos recuerdan todo el tiempo que se trata de un sitio muy especial.

El Salón de Tokio es un reflejo de la sociedad nipona. Prueba de ellos es que desde hace cuatro o cinco ediciones, el grueso de fabricantes extranjeros abandonaron la muestra, vencidos por el exigente y localista mercado japonés. Solamente algunos pocos, como Porsche, Mercedes-Benz o BMW participan, aunque luego del Salón de Frankfurt, en el que juegan de locales, resulta lógico que no encontremos ninguna novedad de peso.

Los concepts más extravagantes y arriesgados que se hayan visto se presentan en Tokio, al mismo tiempo que los vehículos híbridos, eléctricos y con pila de hidrógeno son protagonistas desde hace varias ediciones.

Este año los prototipos más pasionales y atractivos corrieron a cargo de Mazda con el VISION COUPE y el KAI, mientras que el Toyota GR HV Sports Concept con tecnología híbrida heredada del auto que compite en el WEC o bien el e-Survivor de Suzuki bien podría enseñarle una o dos cosas a Jeep. La lista es enorme y acá tenés todas las novedades del Salón de Tokio 2017.

Sin embargo, casi tan interesante como lo que se presenta en la exposición es la cantidad de joyas que se pueden ver en el estacionamiento, y ya que estamos, te dejamos un recuento de lo más interesantes:

 

7

Salón de Tokio: Nissan GTR R34

Salón de Tokio: Nissan GTR R34

1 de 7

El deportivo nipón más emblemático de la actualidad, y con justificada razón. Conocido también como Godzilla, este auto ha aterrorizado a deportivos mucho más costosos desde hace mucho tiempo. El modelo actual, de nombre código R35, pasó de ser la versión extrema de un Skyline a convertirse en un desarrollo específico y brutalmente rápido. Es cierto que con la evolución también perdió algo de su encanto, o por lo menos eso se desprende de la cada vez mayor demanda de sus predecesores, particularmente el R34, que se hiciera famoso en el Gran Turismo. El motor es un L6 de 2.6 L de 280 CV, suficientes para hacer un 0-100 km/h en 5,4s. La potencia, enviada a través de un sofisticado sistema de tracción integral le otorga capacidades dinámicas equiparables a las de deportivos que costaban el triple. Por si fuera poco, con modificaciones relativamente simples, el R34 es capaz de duplicar su potencia y existen tantas piezas que las posibilidades de personalización son casi ilimitadas.

¿Qué opinás? Contanos